Tel. +43 (1)712 2638

 

ORINOCO

LA REGIÓN SELVÁTICA DEL ALTO ORINOCO

El Sur de Venezuela está atravesado de un extremo a otro por bosques y corrientes de agua. La vegetación delimita la frontera ecológica entre los Llanos y la selva, a la altura de la ciudad de Puerto Ayacucho, donde comienza el curso superior del río Orinoco. Lo impresionante de este paisaje es la interminable extensión selvática , que conduce a la desembocadura con el río Amazonas. Un sistema de corrientes, comprendido por lagunas, riachuelos, y bosques inundados determinan esta región ecuatorial. La cerrada vegetación selvática le proporciona al observador una impresión de un espacio homogéneo enorme. Recientemente, científicos llegaron a la conclusión que en este espacio aparentemente uniforme, se encuentra un variedad de zonas ecológicas, determinadas por la interacción del bosque y de las corrientes de agua.

A pesar de la extrema pobreza del suelo, crece la vegetación de manera exuberante, y este crecimiento sólo puede ser mantenido por un ciclo natural de circulación continua de los sustancias alimenticias del suelo.

Otro tipo de vegetación es el “igapós” o bosques inundados, que permanecen casi medio año sumergidos en agua.

El Orinoco es el río más importante de la región, que nace en la región fronteriza entre Brasil y Venezuela. Junto con el Amazonas forma el Orinoco la región fluvial mas grande de la tierra. Estas dos corrientes de agua están comunicados por un Casiquiare, algo semejante a un canal. Este fenómeno geográfico ya había sido descrito y explicado por Alejandro Humbolt. En 1799 llegó este berlinés en compañía del francés Bonpland a Venezuela, para quedarse en el país unos cinco años recorriendo la Selva del Orinoco y los Llanos. En una piragua viajaría desde San Carlos de Río Negro, la afluencia más grande de la parte norte del Orinoco, al Casiquiare. Humbolt daría una explicación de este fenómeno de la bifurcación de los ríos en el Casiquiare, que dejaría impresionados a los sabidos en la materia: Es verdad que hay una línea que divide las corrientes de agua de los ríos, pero ésta no se encuentra en los ríos mismos, sino en el fondo del Orinoco mismo, en la bifurcación. Entre tanto esta teoría de Humbolt ya ha sido comprobada.

Otra particularidad de la región de la selva son los llamados “ríos de aguas negras”, como el río Venturi. Estas corrientes de agua presentan una tonalidad rojiza-verde oscuro, asemejando el color de un te. Este fenómeno se debe al material vegetal muerto, que se acumula aquí, cuyos componentes minerales absorben el oxígeno del agua, proporcionándole este color. Sin embargo, son aguas limpias y claras, y no hay mosquitos a lo largo del cauce de estos ríos. Debido a la falta de ácidos y al mínimo contenido de sustancias alimenticias no se pueden desarrollar larvas en el agua.

Los bosques selváticos de la parte alta del Orinoco están prácticamente desolados. En algunas partes habitan distintas tribus indígenas. A diferencia de otros regiones selváticas de la tierra, Venezuela ha conservado prácticamente intacta su selva amazónica.