Tel. +43 (1)712 2638

 

Noticias

Venezuela defiende los derechos fundamentales de las personas, y pide evitar el trato discriminatorio de los migrantes

Prensa Embajada | 18 de octubre 2016

En el marco del Octavo Período de Sesiones de la Conferenca de las Partes en la Convencion de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, que se realiza del 17 al 21 de octubre del presente año en la sede de las Naciones Unidas, la delegación venezolana encabezada por el Representante Permanente ante los Organismos Internacionales de la República Bolivariana de Venezuela, Jesse Chacón Escamillo, participa en el Debate General con la finalidad abordar las estrategias necesarias para combatir el tráfico de armas de fuego, la trata de personas y el contrabando de migrantes.

En este contexto y haciendo referencia al tema de la trata de personas y al contrabando de migrantes, el Representante Permanente recordó lo dicho en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos (CELAC), el día 27 de enero de 2016, en la que los Estados miembros expresaron la preocupación sobre las políticas migratorias selectivas de países fuera de la región que privilegian a migrantes de determinado origen, lo que estimula la migración desordenada y crea serias dificultades a los países de tránsito.

Por otra parte, reafirmó que la migración no es un problema pendiente a ser resuelto, es una realidad humana. “Venezuela es y ha sido siempre un país de migrantes. Si bien porcentualmente la población migrante hoy es menor a lo que fue en otros momentos de nuestra historia, como sociedad inclusiva, ha contribuido históricamente a recibir y dar cobijo a comunidades de otras culturas que redundan, a su vez, en nuestro enriquecimiento como sociedad multicultural e inclusiva”.

Asimismo, el diplomático venezolano ratificó la lucha de forma frontal por parte del Gobierno venezolano contra el delito general y el delito organizado transnacional, lucha que, como se ha reiterado en diversos foros, tiene su fundamento en las políticas públicas sociales e inclusivas basadas en la prevención. El Gobierno está convencido de que, para evitar la criminalidad es necesario el desarme a nivel nacional, pero el primer desarme que hay que lograr, es el desarme de antivalores que llevan a la violencia.

Siguiendo las instrucciones emanadas del Gobierno Nacional, se reafirma una vez más en este escenario el compromiso del Gobierno Bolivariano en la lucha frontal contra la delincuencia, sobre la base del derecho internacional y los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, particularmente el respeto a la soberanía y al principio de no intervención de los asuntos internos de los Estados.