Tel. +43 (1)712 2638

 

Noticias

Un mundo libre de armas nucleares es el mayor regalo que podemos ofrecer a la humanidad

Prensa Embajada | 7 de diciembre 2016

En el marco de la Conferencia Internacional Sobre Seguridad Física Nuclear, que se realiza del 05 al 09 de diciembre de 2016 en la sede de las Naciones Unidas de la ciudad de Viena, la delegación venezolana encabezada por el Representante Permanente ante los Organismos Internacionales de la República Bolivariana de Venezuela, Jesse Chacón Escamillo, reafirmó en este escenario internacional, la vocación pacifista del Gobierno venezolano apegado a la defensa de los principios de desarme general, completo y no discriminatorio.

Referente a este tema, Jesse Chacón durante su intervención ratificó el estricto apego por parte del Gobierno Nacional al Tratado de No Proliferación Nuclear, al Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares y al Estatuto del Organismo Internacional de Energía Atómica, como se contempla en los artículos 13 y 129 de la Constitución Nacional, en donde se establece que Venezuela es territorio de paz, al tiempo que prohíbe, entre otros, la fabricación y el uso de armas nucleares en el territorio nacional.

El diplomático venezolano expresó que la República Bolivariana de Venezuela es parte del Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (más conocido como Tratado de Tlatelolco), tratado internacional que establece la desnuclearización del territorio de América Latina y el Caribe, lo cual demuestra el temor de los países de la Región, sobre las terribles consecuencias humanitarias por el uso de las armas nucleares y su estrecha interrelación con los efectos nefastos en materia de salud, medio ambiente, infraestructura, seguridad alimentaria, clima, desarrollo, cohesión social y economía global.

El Gobierno Bolivariano siempre apegado a los acuerdos internacionales, reiteró una vez más en este escenario que las políticas públicas del Estado venezolano en esta materia están orientadas a desarrollar de manera endógena la cultura de seguridad, para lo cual respaldó los esfuerzos orientados por el OIEA, la cual no solo es necesaria, sino también primordial.

En este contexto, Chacón manifestó que Venezuela es una nación que cree firmemente en el uso de la energía nuclear en beneficio de la humanidad, y no para convertirlas en armas, ni usarla para amenazar con destruir a pueblos en el mundo, ni para dominarlos.

Asimismo, afirmó que en el marco de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe, reunidos en Quito, en enero del 2016, manifestaron su “profunda preocupación ante la amenaza que representa para la humanidad la continua existencia de armas nucleares y su posible uso o amenaza de uso …, y la falta de capacidad de los países y organismos para enfrentar una catástrofe humanitaria de tal magnitud”.

Por su parte, dijo que el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), durante la Cumbre en Venezuela del año 2016 en su Declaración, reafirmó su intención de "redoblar esfuerzos para eliminar la amenaza que supone a la especie humana la existencia de armas de destrucción en masa, en particular las armas nucleares, e instaron a "iniciar con apremio las negociaciones sobre desarme nuclear en la Conferencia de Desarme…"

El funcionario venezolano, alentó a los países que integran el foro mundial para que se avance realmente en el desarme y en la No Proliferación, ambos temas pilares del TNP; para dejar a las futuras generaciones la esperanza de un mundo libre de armas nucleares, donde poder vivir en paz.

Recordó además, que el tema del desarme y los monopolios que amparan la industria armamentista y los peligros de una guerra nuclear no son nuevos. Mencionó que el Comandante Fidel Castro, en el discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 26 de septiembre de 1960, expresó que, "los interesados en estar armados hasta los dientes son los que quieren mantener las colonias, los que quieren mantener sus monopolios, los que quieren conservar en sus manos el petróleo del Medio Oriente, los recursos naturales de América Latina, de Asia, de África; y que, para defenderlos, necesitan la fuerza...”

Un mundo libre de armas nucleares es el mayor regalo que podemos ofrecer a la humanidad. No podemos hablar de Seguridad Física Nuclear sin tratar la importancia del Desarme.